02 septiembre 2009

Fumarel puñetero.

Kaixo maifrens!!
Hoy a la mañanica con el cielo encapotado y total ausencia de viento la balsa presentaba un mágico aspecto. La tranquilidad era total y la lámina de agua un espejo.
Ya no me vienen a intentar expulsar con sus chillidos las Cigüeñuelas (Himantopus himantopus) de las que sólo cuento cinco ejemplares con un solo adulto. Ya han marchado hacia el sur.
Junto a ellas, en la playa, parece que han pasado la noche tres Garzas reales (Ardea cinerea) y parecen confundirse tres Archibebes claros (Tringa nebularia).
Más dispersos regularmente por la orilla y el dique medran al menos una docena de Andarríos chicos (Actitis hypoleucos) que de vez en cuando me enseñan su particular tembleque al volar.
También puedo observar un par de Chorlitejos chicos (Charadrius dubius) y a un cercano Andarríos bastardo (Tringa ochropus) atiborrándose en la orilla.
Aparecen al festín numerosas Lavanderas blancas (Motacilla alba) y entre ellas una Boyera (Motacilla flava iberiae) que se me acerca sin miedo.
Detrás de mí, una silueta destaca encima de un "tapaculos". Es un Alcaudón real (Lanius excubitor) que me obsequia con un lance de caza y me queda patente su prodigiosa vista. A más de diez metros y en el rastrojo se encontraba su despreocupado almuerzo. Ha sido un "titá".
En la orilla un pajarillo se desplaza rapidamente, lo hace agazapado y cuando se detiene se yergue. Así una y otra vez. Se trata de una Collalba gris (Oenanthe oenanthe) que tampoco se quiere perder el buffet libre (menú insectívoro) de hoy.

En el agua cuento hasta 56 Fochas (Fulica atra), más de Veinte Zampullín chico (Tachibaptus ruficollis) y seis Cuellinegros (Podiceps nigricollis).
Los Ánades (Anas platyrhynchos) no es que abunden pero se dejan ver facilmente. Hay también un par de Cercetas comunes (Anas crecca) y un bicho al que no le he puesto nombre hasta bien mediada la visita. Me ha tenido encabronadillo un buen rato. Al final ha resultado ser un joven Fumarel común (Chlidonias niger) al poder verle claramente las pequeñas manchas pectorales oscuras. Se puede decir que cada uno o dos segundos descendía a por un insecto. Las condiciones para su alimentación eran óptimas y no perdía el tiempo. También un grupo de once Gaviotas reidoras (Larus ridibundus) sacaban partido de ello.
Buenísima mañana, como siempre, en Zolina que ya presenta un paisaje bien diferente al de hace unos días. Ya está todo practicamente roturado y preparado para volver a sembrar y repetir el ciclo. La vida continua.......y yo me piro al orgiástico Delta del Ebro a pillarme un colocón pajaril que ni Maradona!! Es posible que hasta logre levitar, ja,ja,ja!!
Bueno amigos/gas. Hasta la semana que viene!!